Acceder al contenido principal

Analyses

Dark tourism : harder, better, faster, darker

Hay muchas categorías de turismo: turismo de playa, turismo medicinal, turismo cultural, turismo urbano, turismo ecológico, etc., y responden a las diferentes expectativas y deseos de los viajeros. En los últimos años, un tipo de turismo ha destacado sobre los demás por su singularidad y repentina popularidad: el turismo oscuro. Pero ¿qué abarca este término?, ¿quiénes son sus adeptos y dónde puede practicarse?

El turismo oscuro no es tan nuevo, pero se ha hecho muy popular en los últimos años gracias a las series que emocionan a las multitudes sobre temas insólitos, como las catástrofes nucleares o la vida de criminales famosos. El auge de las redes sociales también es un factor importante para sacar a la luz este tipo de turismo, aunque, como veremos más adelante, no siempre son tan beneficiosas.

Los orígenes del turismo oscuro

El turismo oscuro se refiere a los viajes que implican la visita a lugares asociados con la muerte, el sufrimiento, el dolor o el desastre. El término fue utilizado por primera vez en 1996 por dos investigadores de la Glasgow Caledonian University, John Lennon y Malcolm Foley, y posteriormente fue retomado por el Dr. Philippe Stone, que ahora trabaja en el Dark Tourism Research Institute, con sede en Lancashire (Inglaterra). También se denomina tanaturismo, un término utilizado por el profesor A.V. Seaton que es una contracción de Thanos, la personificación de la muerte en la antigua Grecia, y turismo.

A pesar de lo que podría pensarse, este tipo de turismo no es reciente; al contrario, según investigaciones y estudios académicos sobre el tema, se remonta a la época galo-romana. En efecto, las multitudes se reunían en las arenas para ver las luchas de gladiadores y las ejecuciones, y este fenómeno continuó en la Edad Media con las luchas entre caballeros y las fusilaciones en la plaza pública. La humanidad siempre ha sentido cierta atracción por todo lo que tiene que ver con la muerte, como demuestra la principal atracción turística de París durante el siglo XIX, que acogía a miles de visitantes cada día: la morgue. También los campos de batalla, como los de Waterloo y Gettysburg, eran visitados por curiosos que querían ver "cómo era en la vida real" poco después de terminar los combates.

Lennon y Foley afirman que estas visitas están "motivadas por el deseo de encuentros reales o simbólicos con la muerte. ". Las motivaciones para visitar sitios de turismo oscuro han sido más o menos las mismas desde hace siglos: la contemplación, el deseo de comprender mejor la historia y de sumergirse en ella al mismo tiempo. Pero en la era de los smartphones y las redes sociales, cada vez se percibe más un sentimiento de voyeurismo. Según Lennon y Foley, el "interés primario" por este fenómeno ha cambiado drásticamente con el tiempo, especialmente en nuestra sociedad de consumo. Añaden que "el turismo oscuro ha cambiado mucho hoy en día y las tendencias actuales están marcadas por un desencanto ligado a la posmodernidad. ". Así, una gran parte de los turistas oscurantistas modernos buscan el sensacionalismo y experiencias más o menos inquietantes que les permitan escapar de su vida cotidiana.

Los diferentes tipos de turismo oscuro

Turismo de Catástrofes

tourisme catastrophe nucléaire

 

Las catástrofes naturales o provocadas por el hombre son un auténtico objeto de fascinación para muchos viajeros que no dudan en ponerse en peligro para descubrir lugares marcados por estos tristes accidentes. El 11 de marzo se cumplió el décimo aniversario de la catástrofe nuclear de Fukushima, una región de Japón que sufrió un terremoto, un tsunami y luego la explosión de su central nuclear en el espacio de unas pocas horas. Hoy en día, las ciudades devastadas por esta catástrofe se han convertido en atracciones turísticas para los turistas ávidos de emociones; en 2017, se contabilizaron nada menos que 100.000 visitantes en esta zona de desastre. La región se compone de 3 zonas, la zona verde que está abierta a todo el mundo y se considera como la menos peligrosa en términos de radiactividad, la zona naranja a la que solo pueden acceder científicos y expertos y, por último, la zona roja que está estrictamente prohibida. Varias empresas ofrecen recorridos en autobús por la región, equipando a los turistas con máscaras y contadores Geiger para medir los niveles de radiación. Chernóbil, un lugar marcado por la misma catástrofe, atrae a 72.000 visitantes durante 2018, una cifra que no deja de aumentar y que ha experimentado un auténtico pico, más un 40% de reservas, en 2019 tras la emisión de la serie de la HBO inspirada en el desastre. A diferencia de Fukushima, hoy se puede visitar todo, incluida la zona prohibida alrededor del reactor que causó el desastre. Las autoridades y los operarios aseguran que la visita del lugar es segura, pero recomiendan no fumar, beber ni comer para no inhalar partículas tóxicas y cubrirse la piel lo máximo posible para evitar cualquier contacto con el posible polvo radiactivo. La visita continúa en la ciudad fantasma de Pripyat, un pueblo en las afueras de la central que fue abandonado y ha permanecido intacto desde entonces, aparentemente congelado en el tiempo. El presidente de Ucrania quiere fomentar el turismo en la zona con obras de desarrollo como mejores rutas de senderismo y una mejor red de telefonía móvil.

Turismo de guerra

tourisme de guerre combat soldats

 

El turismo oscuro no sólo tiene que ver con lugares que han experimentado el horror en el pasado, el turismo de guerra es un tipo de turismo que se practica en territorios que actualmente están experimentando la guerra y el sufrimiento. También se conoce como turismo extremo por su peligrosidad, y en los últimos años se ha hecho cada vez más popular. Entre los destinos de moda para este tipo de turismo están Irak, Siria, Afganistán y Pakistán. Para ir a estos países, fuertemente desaconsejados o incluso prohibidos por la web del Ministerio del Interior, hay dos soluciones: inscribirse como voluntario en una misión de una ONG en países de alto riesgo o acudir a una agencia de viajes especializada en turismo de guerra, como Disaster Tourism en el Reino Unido o War Zone Tours en Estados Unidos. Estas agencias ofrecen formación previa a la partida para enseñar a los viajeros a comunicarse por radio, a disparar y a evacuar a un herido si la situación lo requiere. Una formación útil cuando sabemos que en 2016, 6 turistas resultaron heridos leves por el disparo de cohetes talibanes en la carretera de Harat, en Afganistán. La práctica también se desarrolla en América Latina y más concretamente en las numerosas favelas de Río de Janeiro. Varias de ellas siguen sumidas en la guerra de bandas, pero ello no impide que los turistas las visiten acompañados de un guía para garantizar su seguridad. Este tipo de turismo se está desarrollando desde la década de 2010 con la existencia de varias agencias turísticas especializadas como Favela Tour.

Turismo de delincuencia

tourisme banditisme narcotraficant criminel

 

El mundo siempre ha sentido fascinación por los grandes bandidos y gánsteres, y eso se refleja en las numerosas películas y series que cuentan sus historias. En 2015, Netflix estrenó la primera temporada de la serie "Narcos", que sigue la carrera del narcotraficante más famoso del mundo: Pablo Escobar. La serie fue un éxito y desde entonces miles de turistas acuden a la ciudad de Medellín, en Colombia, donde Pablo Escobar construyó su imperio de la droga. Su espíritu sigue muy presente en las calles de la ciudad, a través de grafitis pero también de numerosos productos de merchandising como tazas, pegatinas y otros recuerdos con su imagen. Es fácil para los turistas seguir los pasos del famoso criminal gracias a los numerosos "Pablo Escobar Tours" organizados por agencias y locales. El recorrido consiste en dos sitios principales, la tumba del narcotraficante y la Catedral, la prisión construida por él en la que pasó muchos años con la posibilidad de entrar y salir a su antojo. Incluso es posible conocer a Popeye, la antigua mano derecha de Pablo Escobar, que ahora se ha arrepentido y hace vídeos en Youtube sobre su antigua vida de bandido. Los viajeros también pueden descubrir el "barrio Escobar", que lleva su nombre porque la mayoría de las casas fueron construidas por él para devolverlas a las familias pobres. Incluso se ha levantado un museo dedicado a él en el barrio para rendirle homenaje. Un poco más al norte del continente, en Estados Unidos, está también la ciudad de Chicago, que fue escenario de varios crímenes perpetrados por un gran nombre del bandolerismo del siglo pasado: Al Capone. Muchos de los lugares frecuentados o marcados por la huella del gángster han sido destruidos por la ciudad, pero su espíritu sigue habitando las calles y avenidas de Chicago, un ambiente buscado por los turistas que desean descubrir el Chicago de la época de la Prohibición. Todavía es posible visitar los clubes y bares clandestinos en los que Al Capone habría tomado una copa e ir a escuchar jazz al club Green Mill y pedir sentarse en el banco número 1, que se supone es el banco donde se sentaba Scarface. Los más aventureros irán hasta una isla mítica para seguir el rastro del bandido, la isla de Alcatraz donde se encuentra la famosa prisión del mismo nombre y donde estuvo recluido varios años.

Turismo macabro y sobrenatural

tourisme macabre surnaturel peur

 

Los asesinos en serie, los psicópatas, las brujas, los fantasmas y otros espíritus son temas tan aterradores como apasionantes para algunas personas. Un gran número de leyendas, mitos, documentales, películas y series han hecho de ellos su tema principal, lo que explica en parte la locura que les rodea y, por tanto, la popularidad de los sitios y atracciones turísticas dedicados a ellos. Uno de los ejemplos más conocidos es el del famoso asesino Jack el Destripador, que estuvo activo en Londres a finales del siglo XIX, especialmente en la zona de Whitechapel. Se organizan numerosas visitas guiadas para descubrir los lugares emblemáticos marcados por el paso del asesino en serie. Este es actualmente el principal atractivo del barrio, que no es realmente turístico fuera de él, y desde 2015 se ha instalado allí un museo dedicado a Jack el Destripador. Otra ciudad marcada por su pasado, Salem, situada en el estado de Massachusetts, en Estados Unidos, ha aprovechado su particular historia para convertirse en un lugar de visita obligada para los amantes del turismo oscuro. La ciudad es mundialmente conocida por su caza de brujas, que se saldó con el asesinato de 25 personas acusadas de brujería. Desde entonces, Salem se ha convertido en un lugar simbólico para la brujería, y la ciudad está ahora llena de tiendas esotéricas, herboristerías y locales de adivinación. Se han creado numerosos museos para contar la historia de los famosos juicios de Salem. La casa del juez encargado de los juicios permanece intacta y atrae a muchos curiosos. La ciudad juega con esta imagen mística y puede descubrirse por la noche con una linterna durante un recorrido de fantasmas, en el que se cuentan historias de brujas y espectros que aún rondan las calles de la ciudad. Sin embargo, cuando se trata de lugares embrujados, es Escocia y sus numerosos castillos los que atraen a más turistas en busca de un susto. El más famoso de ellos se encuentra en la ciudad de Edimburgo, que a su vez está considerada como la ciudad más terrorífica de Gran Bretaña.

Necroturismo

necrotourisme cimetière ossuaire

 

El turismo oscuro no sólo tiene que ver con el sensacionalismo y las ganas de pasar miedo, un simple paseo por un cementerio también forma parte de esta práctica. Uno de los lugares más emblemáticos es, sin duda, el cementerio de Père Lachaise, en París, que es visitado por 3 millones de turistas cada año, principalmente por la presencia de numerosas tumbas de celebridades como Edith Piaf, Jim Morrison, Alfred de Musset, Oscar Wilde y muchos otros. Un cementerio similar se encuentra en Londres, el cementerio de Highgate, donde la exuberante naturaleza de la zona se combina con las tumbas de personajes famosos. En Egipto hay otro cementerio muy popular, el famoso Valle de los Reyes, donde está enterrado el faraón Tutankamón, un lugar que atrae cada año a miles de visitantes de todo el mundo. Sin embargo, hay una diferencia notable entre los dos cementerios europeos y el lugar donde se encuentran las tumbas de los faraones, ya que Egipto se esfuerza por acoger a los visitantes en el lugar con visitas guiadas, ya que el turismo en esta región se centra en este sitio. Mientras que en Francia e Inglaterra no hay una verdadera infraestructura o servicios dedicados a los visitantes, estos sitios simplemente se suman a la larga lista de lugares que atraen a 32 y 17 millones de visitantes respectivamente en 2017. En Guatemala, la ciudad de Quetzaltenango ha decidido jugar la carta de la emoción ofreciendo visitas solo en las noches de luna llena a su cementerio con sus originales y coloridas tumbas, acompañadas por un guía que cuenta la historia y las leyendas que rodean el lugar. Una visita aún más insólita se ofrece en la capital francesa, el descubrimiento de las catacumbas de la ciudad. Una inmersión un tanto aterradora en la historia de París que realizan cada año 250.000 turistas. El lugar ocupa una superficie de 11.000 m² y contiene nada menos que 6 millones de huesos procedentes de diversos cementerios de la ciudad. En el recorrido, una inscripción advierte a los visitantes: "¡Alto! ¡Este es el imperio de la muerte! ", que marca el tono de la visita y contribuye a la espeluznante atmósfera del lugar.

Los abusos y problemas éticos que rodean al turismo oscuro

El turismo oscuro sigue siendo poco conocido hoy en día, por lo que es difícil controlarlo para evitar cualquier forma de abuso, que por desgracia es frecuente. Además, este tipo de turismo se confunde a menudo con el turismo conmemorativo, que es una forma de turismo que consiste en poner en valor el patrimonio histórico de un lugar, sobre todo cuando el sitio en cuestión ha estado marcado por un acontecimiento concreto, significativo por ser determinante o potencialmente doloroso. Los lugares que se visitan pueden ser similares pero la motivación de los viajeros difiere mucho, en el caso del turismo conmemorativo las personas acuden a estos lugares como un deber de recuerdo, homenaje y comprensión de los acontecimientos mientras que los turistas oscurantistas están más fascinados por el lado morboso y aterrador de los sitios.

Esta diferencia se percibe claramente en lugares como el campo de Auschwitz, que acogió a 2,3 millones de visitantes en 2019, observándose comportamientos muy diversos. Algunos visitantes no dudan en posar en las duchas de gas o hacer equilibrios sobre los raíles de los vagones que llevaban a la muerte, faltando así al respeto a la memoria de todos los deportados exterminados en el campo. Obligando al Memorial de Auschwitz a reaccionar publicando estas fotos inapropiadas con el siguiente mensaje: "Cuando vengas a Auschwitz, recuerda que estás en un sitio donde un millón de personas fueron asesinadas. Respeta su memoria. Hay mejores lugares para aprender a hacer equilibrio sobre raíles que en el lugar que simboliza la deportación de cientos de miles de personas a la muerte". El mismo problema se observa en Chernóbil, un lugar traído de nuevo a la luz por la serie homónima, que desde entonces ha visto oleadas de Instagramers buscando la foto con más likes en las redes sociales, y para ello algunos incluso posan en ropa interior en medio de este lugar postapocalíptico. Algunos turistas van más allá y deciden saltarse las normas de ciertos lugares, como en Fukushima, donde unos cuantos intrépidos exploran la zona roja, estrictamente prohibida por su peligrosa radiactividad.

Sin embargo, los excesos no sólo provienen de los turistas, la industria turística también aprovecha la popularidad del fenómeno para construir ofertas que a veces son inquietantes y rozan el mal gusto. Es el caso del hotel Karosta, en Letonia, que es un establecimiento único en su género, de hecho es una cárcel-hotel que ofrece una experiencia detonante, donde los turistas son tratados como presos durante su estancia. Camas de hierro, comidas de prisión y acoso físico y mental nocturno por parte de los "guardias" forman parte de esta especial estancia. El lugar no fue elegido al azar, ya que se trata de una antigua prisión que fue utilizada sucesivamente por la autocracia zarista, los nazis y el ejército soviético. En Japón se habló de un proyecto de Fukushima Gate Village en las inmediaciones de la catástrofe nuclear con la construcción de restaurantes, hoteles y tiendas para atraer al mayor número de turistas posible. Un proyecto que ha provocado la ira de muchos lugareños, que denuncian la "disneylandización" de dicho lugar. Un término que se aplica a muchos otros lugares que se engloban bajo el epígrafe de turismo oscuro o turismo conmemorativo, debido a la cantidad de tiendas de souvenirs presentes en estos sitios, como en Auschwitz, donde la venta de pequeñas figuritas que representan caricaturas de deportados causó recientemente polémica.

El turismo oscuro no ha hecho más que ganar popularidad en los últimos años, sobre todo gracias a que Internet ha permitido que esta práctica se democratice. Muchos blogs, páginas de Instagram, Facebook y Youtube abordan este tema y revelan los lugares del mundo donde se practica. Netflix también aborda el fenómeno con la producción de una serie documental titulada "Dark Tourist", en la que seguimos a un periodista neozelandés en un viaje para descubrir sitios y prácticas relacionadas con el turismo oscuro en todos los continentes. La serie fue recibida con ciertas críticas, la actitud de la reportera se consideró demasiado desenfadada y la mezcla de lugares elegidos fue sorprendente, pasando de sitios marcados por catástrofes reales como Semipalatinsk en Kazajistán (un lugar de pruebas nucleares del ejército soviético) a reuniones de supuestos vampiros en Nueva Orleans.

Chargement...

Usted ha consultado 10 artículos. Volver l'accueil ou al principio de la página.

Acceder a el articulo siguiente .

Suscríbete para añadir de temas en favoritos . Suscríbete para añadir de categorías en favoritos . Suscríbete para añadir des artículos en favoritos . Ingrese gratis a votar para la candidatura.

¿Ya eres suscriptor? ¿Ya eres suscriptor? ¿Ya eres suscriptor? ¿Ya se ha registrado?