Acceder al contenido principal

Enquêtes

¿Cómo superarán los destinos costeros europeos la crisis de Covid-19? PARTE 1

Hasta ahora, la costa mediterránea ha acogido a numerosos turistas deseosos de olvidar su vida cotidiana en las soleadas playas durante unas semanas de merecido descanso. ¿Cuál es el futuro del modelo de turismo vacacional, sustentado para ciertos destinos en una gran proporción de clientes extranjeros? En un momento en que las fronteras entre los países europeos apenas se abren, cuando sus habitantes aún están aturdidos por varias semanas de encierro y cuando la amenaza de la pandemia aún no se ha disipado del todo, ¿qué pasa con la salud económica de estos destinos y países irrigados en gran medida por el turismo?

Según la Organización Mundial del Turismo, el sur de Europa y el Mediterráneo representan el 20% de la cuota de mercado del turismo internacional del 51% que representq el continente europeo. Recibe el 14,9% de los ingresos mundiales por turismo frente al 38,8% de toda Europa. Un destino que, por tanto, obtiene una parte sustancial de su actividad econónica del turismo. 

Este crecimiento representó, entre 2017 y 2018, un +5% de llegadas de turistas y un +7% de ingresos.

Covid 19 poids tourisme Europe du sud

¿Quién será capaz de traer de vuelta a los turistas más rápidamente?

Muy gradualmente y a un ritmo disperso, Europa está saliendo de su encierro. Las perspectivas de la sanidad mejoran, lo que hace que los destinos planifiquen la recuperación. De hecho, la recuperación está siendo lo más rápida posible para algunos destinos que han sufrido mucho la crisis. Italia ha dado la puntilla al cierre de sus fronteras el 3 de junio, abriendo la actividad transfronteriza sobre todo con sus vecinos, con los puntos turísticos de Italia aún desiertos. La mayoría de los demás países de la Unión Europea reabrieron sus fronteras el 15 de junio con algunas excepciones notables.

En España, será el 22 de junio cuando los primeros turistas puedan pisar el suelo del destino "sol y playa", en particular los franceses que contribuyen fuertemente a la actividad turística en la costa catalana o en el País Vasco. Algunos destinos muy dependientes de la temporada turística de verano siguen aislados del mundo con muy pocas conexiones aéreas. Por tanto, los profesionales de las Islas Baleares o de las Islas Canarias no pueden permitirse reanudar su actividad sin un transporte que les abastezca de turistas. Los hoteleros de las Islas Baleares se han unido para llevar a cabo un proyecto piloto para acoger a los turistas alemanes lo antes posible antes de la fecha oficial del 1 de julio. Esto incluye la trazabilidad de los visitantes.

Croacia lleva más de 10 años experimentando un fuerte crecimiento del turismo, y algunos destinos experimentan un superturismo. El país tiene una población de algo más de 4 millones de habitantes y recibió casi 18 millones de visitantes internacionales en 2019. Por tanto, los efectos del cierre del turismo son devastadores para algunos destinos. Por ello, a finales de mayo, Croacia anunció la reapertura de sus fronteras a 10 países europeos: Alemania, Austria, Lituania, los países bálticos, Polonia, la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia.

Portugal ha adoptado un enfoque diferente, lanzando una etiqueta sanitaria nacional "Clean&Safe" como precursora. La etiqueta, apoyada por Turismo de Portugal, permite a todas las instalaciones turísticas adherirse al sistema de forma gratuita durante un año. Se trata de un gesto fuerte de tranquilidad para los turistas y fácil de comprender. En efecto, mientras muchos profesionales adoptan procedimientos de certificación y etiquetado, Portugal armoniza la gestión de los procedimientos y protocolos sanitarios.

Grecia, que había puesto en marcha medidas de contención muy estrictas dentro de sus fronteras, dada la escasa circulación del virus en el país, ha multiplicado los mensajes a sus clientes turísticos. La reanudación de la actividad turística es vital para el destino. Así pues, los aeropuertos de Atenas y Salónica se reabrirán el 15 de junio, seguidos por todos los demás del país a partir del 1 de julio. A partir del 15 de junio, 29 países emisores también pueden acudir a Grecia, sin incluir a España, Italia y Francia, donde el virus ha circulado ampliamente en Europa.

En el lado francés, las autoridades hacen un llamado para que la gente redescubra Francia y sus riquezas, contando con los clientes locales para reactivar la actividad turística. Desde el 2 de junio se han reanudado muchas actividades, a excepción de la región de Île-de-France, que sigue en la zona naranja, junto con Mayotte y Guayana. Los destinos costeros franceses habían desarrollado una estrategia de conquista del turismo de negocios para extender las alas de la temporada. Un sector fuertemente afectado cuya recuperación, esperada en septiembre, sigue sujeta a numerosos condicionantes:

  • Autorización de reuniones de más de 10 personas.
  • Impacto sostenible o insostenible de las prácticas masivas de teletrabajo y reuniones a distancia.
  • Medidas de ahorro aplicadas en las empresas afectadas por la crisis.
  • Uso rentable de la infraestructura a la mitad o a un tercio de su capacidad.

Una cosa es segura, todos estos destinos lucharán por conquistar la mayor cuota de mercado posible con la esperanza de dar un respiro a los profesionales del sector. Por lo tanto, los horarios de comunicación serán tan decisivos como los ángulos y tonos elegidos para diferenciarse en la cacofonía ambiental que resonará durante todo el mes de junio y principios de julio para atraer a los turistas.

La gran mayoría de estos destinos tienen un mercado interno poco dinámico en términos de turismo, y en temporada alta reciben una enorme mayoría de clientes extranjeros, sobre todo del norte de Europa. La cuarentena impuesta por el Reino Unido a cualquier persona que entre en su territorio, sea residente o no, es un verdadero freno al número de turistas británicos.

Si a ello se añade la gran dependencia de los clientes internacionales en determinadas zonas, sobre todo en la Costa Azul, el problema es aún más complejo para el proceso de recuperación.

Llegar a la costa mediterránea a pesar de una recuperación muy paulatina del tráfico aéreo

La compañía alemana Lufthansa opera :

  • Barcelona, Alicante, Valencia, Ibiza, Mayorca y Menorca y Málaga en España.
  • Niza y Marsella desde Frankfurt y Munich en Francia.
  • Santorini, Heraklion, Atenas, Tesalónica, Corfú y Zakynthos en Grecia.
  • Turín, Milán, Roma, Nápoles, Bari y Bolonia en Italia.
  • Zagreb y Croacia.
  • Faro, Lisboa y Oporto en Portugal.

Prevé reanudar el 90% de su tráfico de corta y media distancia para septiembre, un área de incertidumbre para los operadores de estos destinos en ausencia actual de un calendario de reapertura. El grupo ha anunciado la reapertura de 102 destinos desde su centro de Frankfurt y 88 desde Munich hasta septiembre, incluyendo Málaga, Alicante, Valencia, Nápoles, Rodas, Palermo y Faro.

Para British Airways, los destinos del sur de Europa son :

  • Barcelona, Alicante, Valencia, Ibiza, Mayorca, Menorca y Málaga en España.
  • Niza y Marsella en Francia.
  • Santorini, Chania, Heraklion, Atenas, Tesalónica, Corfú, Mykonos y Zakynthos en Grecia.
  • Turín, Milán, Verona, Roma, Nápoles, Bari, Pisa y Bolonia en Italia.
  • Zagreb, Croacia.
  • Faro, Lisboa y Oporto en Portugal.

Tras el anuncio de la supresión de 12.000 puestos de trabajo el pasado mes de abril, no ha habido ninguna comunicación oficial sobre la reanudación del tráfico. ¿Cuándo y cómo podrán los millones de turistas británicos que alimentan la economía del sur de Europa en verano plantearse salir rápidamente del Reino Unido?

En el lado de Air France, que opera :

  • Barcelona, Alicante, Valencia, Ibiza, Mayorca y Málaga en España.
  • Niza, Montpellier y Marsella en Francia.
  • Santorini, Heraklion, Atenas, Tesalónica y Mykonos en Grecia.
  • Turín, Milán, Roma, Nápoles, Bari y Bolonia en Italia.
  • Zagreb, Croacia.
  • Faro, Lisboa y Oporto en Portugal.

La aerolínea ha anunciado una reanudación gradual del tráfico a partir de finales de junio, aunque sin superar el 15% de su capacidad habitual, es decir, 75 aviones de los 244 de la flota del operador. Entre los destinos a los que se prestará servicio desde y hacia el aeropuerto Charles de Gaulle se encuentran: Bolonia, Florencia, Heraklion, Ibiza, Lisboa, Milán, Nápoles, Palma de Mallorca, Oporto, Roma y Venecia. El 80% del tráfico que se reanude a finales de verano tendrá como prioridad el tráfico nacional.

Las compañías de bajo coste, que son las principales proveedoras de viajeros en verano, también anuncian una recuperación. Easy Jet anunció el 3 de junio la reapertura de varios cientos de destinos de verano con la venta de un millón de asientos en destinos europeos por 29,99 libras. La empresa espera reanudar ¾ de sus destinos en agosto y el 50% en julio.

RyanAir ha anunciado que reanudará las operaciones del 40% de sus vuelos en julio. La aerolínea también ofrece vuelos de ida por 29,99 euros a destinos como Portugal, España, Italia, Grecia y Chipre a partir del 1 de julio desde los principales mercados del norte de Europa, como Irlanda, Reino Unido, Bélgica, Países Bajos y Alemania.

Sin embargo, la recuperación será gradual y depende no sólo de la reapertura de las rutas para el público en general, sino también y sobre todo del apetito de los turistas por los vuelos internacionales. Una recuperación que también se ve frenada por el mensaje de muchos organismos de promoción turística que piden a los turistas que pasen el verano en su país de origen, especialmente en Francia, que envía 9 millones de turistas fuera de sus fronteras cada año.

Destinos que han demostrado su resistencia

Dando un paso atrás y mirando el panorama general, está claro que la industria del turismo es muy resistente. Si se echa un vistazo a las crisis que han afectado a los mercados europeos y mundiales, se observa el dinamismo y la resistencia del mercado turístico europeo.

La crisis financiera que se extendió entre 2008 y 2009 tuvo un fuerte impacto en el RevPAR, que cayó un 8,2%. Sin embargo, a partir de 2010 los resultados volvieron a ser positivos. No obstante, la magnitud de la crisis actual y el impacto que tendrá en el PIB de los países de todo el mundo son más comparables a los de 1929 y 1993. La crisis de 1993, tras haber provocado la inflación de los precios de los hoteles, fue también la señal para una reestructuración total del mercado. El desarrollo de la estandarización de la oferta, especialmente en los segmentos super-economy y economy, data de este periodo de crisis. Esto llevó a la creación de nuevos conceptos hoteleros. Sin prejuzgar el futuro de la oferta hotelera, esta situación extrema puede llevar a un reajuste de ciertos conceptos.

A pesar de las crisis, la mayoría de los mercados europeos han mostrado una buena resistencia con una rápida recuperación del RevPAR después de las crisis. Sin embargo, hay que recordar que la actual crisis mundial es mucho más brutal que las anteriores.

Cada país del sur de Europa ha seguido trayectorias de recuperación diferentes tras los últimos acontecimientos que habían sacudido el mercado europeo y el mundo: los atentados en suelo europeo en 2015 y 2016.

Francia fue el destino más afectado, tras sufrir varios atentados en su territorio, había recuperado rendimientos en progresión desde principios de 2017 para luego volver a caer en números rojos con la crisis de los Chalecos Amarillos que había dañado fuertemente la imagen del destino. El mercado francés, cuya oferta sigue siendo inferior a la demanda, sigue siendo un refugio seguro para la mayoría de los inversores a medio y largo plazo. Los esfuerzos realizados por el gobierno francés para mantener la viabilidad de las empresas frente a la crisis de Covid-19 refuerzan este atractivo. Los destinos costeros franceses siguen siendo atractivos, con infraestructuras, ofertas y paisajes de renombre mundial.

En España, a pesar de un bache entre la primavera y el verano de 2018, la progresión de los indicadores de rendimiento fue en gran medida en verde. Cataluña tuvo un comportamiento más moderado.

El comportamiento de Italia fue más al alza y a la baja, con la recuperación iniciada al mismo tiempo que su vecino francés a principios de 2017.

Portugal no estaba en crisis, salvo un bache al final del verano de 2018, explicable por el importante crecimiento del PM que se había practicado en el mismo periodo de 2017.

Grecia se enfrentaba a un rendimiento entre plano y negativo desde principios de 2019.

Este artículo está reservado a los suscriptores

Acceda a todo el contenido y aproveche los beneficios para suscriptores

Yo aprovecho

¿Ya eres suscriptor?

Un artículo

Compre el artículo

Un pack de 10 artículos

Compre el paquete
Chargement...

Usted ha consultado 10 artículos. Volver l'accueil ou al principio de la página.

Acceder a el articulo siguiente .

Suscríbete para añadir de temas en favoritos . Suscríbete para añadir de categorías en favoritos . Suscríbete para añadir des artículos en favoritos . Ingrese gratis a votar para la candidatura.

¿Ya eres suscriptor? ¿Ya eres suscriptor? ¿Ya eres suscriptor? ¿Ya se ha registrado?